sábado, 10 de noviembre de 2012

Translation of Neologisms of the Two Palestinian Intifadas

Abstract
 
The study examines the translation of neologisms in the two Palestinian
Intifadas to see how translators deal with them. It highlights the
mistranslations and the translation problems caused by cultural, political
and linguistic differences. It categorizes these neologisms according to the
standpoint of their formation and the criteria of use and of translational
occurrences in English and other sources, especially Hebrew. By evaluating
the correctness and the effectiveness of the neological translations, it
attempts to provide some appropriate renditions for some neologisms.
Furthermore, the study refers to the strategies used by translators in dealing
with these culture-bound neologisms.
The findings of the analysis of neologisms in translation point to the
importance for translators to have the background information about the
subject matter of Intifada neologisms to help them understand the concepts
embodied therein, and so render the messages properly. The findings, also,
show the following:
1. Achieving a translational equivalent of an Intifada neologism
without considering its contextual use is not an easy task.
2. Translators often fail to convey all the nuances and the subtleties of
Intifada neologisms being unaware of the cultural implications and
differences between Palestinian Arabic and English.
3. Culture can not be excluded in translation because language is part of
culture.
4. The dictionary is not the only source to resort to in dealing with the
meanings of such neological expressions.
5. Some additions are needed to compensate the missing information in
the translations so that the original meaning can be retained.
The study consists of four chapters. Chapter One introduces the topic
and the importance of culture in translation, the purpose, significance,
limitations and methodology of the study, and statement of the problem.
Chapter Two provides definitions of the concept of neologisms and reviews
some related literature on the subject. Chapter Three presents an analysis of
the translational occurrences of these neologisms as they appear in English
sources. It also touches upon their referential and contextual meanings with
focus on their instable semantic features. Finally, Chapter Four provides
conclusions and recommendations for further research.
 
 

Strategies for neologisms



Picone (1996) proposes three strategies for translating English neologisms in French that are frequently used by Greek translators: integral, semantic and structural borrowing. By analogy, the English element is accompanied by a new entity or concept in Greek; an existing Greek element shifts, extends or becomes restricted in meaning; the Greek element imitates the English structure by creating innovative morphosyntactic forms.

 
Also, of Greek interest are Niska’s (1998) strategies: using a near equivalent (a more general (
superordinate) or more specific (hyponym) word) in the TL; providing an explanation ‘FR "le baccalauréat" - EN "the French secondary school leaving examination"’; and loan translation, where the elements of the word are directly translated into the borrowing language ‘SV "folkhögskola" - EN "folk high school"’.

Additionally, Baker proposes the ‘translation by illustration’ (1992: 26-42) (cf. 3) which could keep the text short, concise and to the point.

In summary, the strategies to deal with neologisms are 2:
 
- near equivalent (SN 1)
- explanation (SN 2)
- loan translation (SN 3)
- standard/recognized translation. (SN 4)

The letters in brackets (SN 1,2,3,4) are my references for the ensuing analysis.

The need to use combinations of these strategies is apparent in the next section that deals with complex and compound words, when these incorporate neologisms.
 
http://www.birmingham.ac.uk/Documents/college-artslaw/cels/essays/lexis/Damaskinidis.pdf

viernes, 2 de noviembre de 2012

Nuevos términos para nuevos conceptos. Los discursos de la divulgación



Josefa Gómez de Enterría. Universidad de Alcalá

Las reflexiones neológicas que van a continuación se sitúan en el marco del proyecto ESLEE (Estudio de los lenguajes especializados en español (I). Elaboración y desarrollo de vocabularios científicos y técnicos)1, en el que a lo largo de los últimos tres años hemos realizado un trabajo de carácter terminológico encaminado a la elaboración de glosarios de términos —en su mayoría neologismos— que hoy resultan imprescindibles para la comunicación tecnológica y profesional. Los destinatarios de estos glosarios terminológicos serán pues los especialistas de cada área de especialidad, también los periodistas especializados y comunicadores en general, además de los traductores e intérpretes de textos especializados.
Uno de los objetivos prioritarios del proyecto ESLEE ha sido contribuir a mejorar la transferencia de la comunicación especializada, aportando nuevos vocabularios y describiendo algunos de los problemas de creación neológica que hemos detectado en el transcurso de su realización. Aquí expondremos algunos de los problemas que han surgido en el desarrollo del vocabulario de «Nueva Economía», para cuya elaboración hemos compilado un corpus textual en soporte electrónico que se caracteriza, a grandes rasgos, porque ofrece una mayor proporción de textos procedentes de la red que de textos impresos. Asimismo este corpus registra una presencia mucho más representativa de textos procedentes de la divulgación que de los ámbitos estrictamente científicos, especialmente en el área de la información de los medios de comunicación y de las TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación).
Es evidente que cada uno de los ámbitos de especialidad representados en el proyecto ESLEE («Migraciones», «Nueva Economía», «Gestión del Turismo y del Patrimonio cultural», «Prospectiva tecnológica» y «Túnidos y especies afines del Atlántico») posee características y peculiaridades propias; incluso en todo en lo que concierne a los aspectos relacionados con los cauces a través de los cuales se realiza la transmisión científica en cada área o sector; ya sea por la presencia/ausencia de cauces para la divulgación, así como por la presencia/ausencia de documentos informatizados o en la Red. Son estas características las que han favorecido el desarrollo y la formación de los córpora correspondientes a cada glosario, con un volumen mayor o menor de textos procedentes de diversos niveles científicos, así como también en cuanto a la presencia de una mayor o menor proporción de textos impresos o electrónicos.
Los criterios de representatividad, actualidad pertinencia y homogeneidad, que debe cumplir todo corpus textual, se ponen aquí de manifiesto gracias a la novedad de las fuentes de información compiladas de reciente publicación, y al carácter variado que poseen estas, de tal manera que están representados los contextos discursivos más significativos del ámbito. Es evidente que entre las causas fundamentales que definen la naturaleza del corpus de «Nueva Economía» (NE) es preciso considerar el carácter de disciplina joven y apenas sin estructurar que posee esta área reciente de una ciencia ya tradicional como la Economía. Así lo pone de manifiesto el sistema de conceptos que hemos elaborado para la extracción de los términos, porque frente a otras materias que tienen su estructura más consolidada, con contenidos mejor delimitados y estructurados, aquí aparece como resultado un árbol conceptual con numerosas ramificaciones que convergen en tantas otras ramas de los desarrollos tecnológicos más recientes, que condiciona la acusada presencia de las fuentes digitales.
El corpus textual que hemos compilado para proceder a la extracción de términos que componen el glosario de «Nueva Economía» (NE), se ha constituido pues sobre la base mayoritaria de fuentes digitales, además de fuentes bibliográficas impresas, tanto en lengua española como en lengua inglesa. Dichas fuentes las podemos clasificar en primarias (textos legislativos, monografías, artículos e informes) y secundarias (diccionarios especializados, bases de datos terminológicas, etc.), las primeras están representadas fundamentalmente por documentos y textos, ya sean impresos o en soporte electrónico, mientras que las secundarias están constituidas a partir de fuentes digitales fundamentalmente.
Mención aparte merece el mayor volumen de este corpus constituido por textos de divulgación del ámbito informativo que proceden en gran parte de la prensa diaria de gran divulgación, fundamentalmente los diarios El País y ABC, así como de prensa diaria o de frecuencia semanal, pero que tiene carácter especializado como: Expansión; Cinco Días; Gaceta de los Negocios, NT Abc, etc.2 Se trata de discursos segundos que tienen su origen en los discursos fuente producidos por los especialistas y han sido redactados por intermediarios mediáticos, generalmente periodistas especializados, que recurren al empleo de diversos procedimientos lingüísticos para asegurar la comprensión precisa y sin ambigüedades de los nuevos conceptos por parte de los lectores, ya que estos últimos están muy interesados en el conocimiento de la reciente evolución de los mercados financieros. Los destinatarios de estos discursos son en gran parte los especialistas que trabajan en la NE, pero también un amplio sector de profesionales no especialistas comprometidos de alguna manera en las transacciones que diariamente se llevan a cabo en esta nueva área de la Economía (pequeños inversores, pequeños empresarios, emprendedores, etc.), e incluso posibles usuarios que, sin ninguna vinculación profesional, están interesados y siguen regularmente la evolución de los fenómenos económicos estrechamente relacionados con los últimos avances tecnológicos.
El dinámico proceso de divulgación en que se acuña este nuevo vocabulario y, posteriormente, los cauces que facilitan su transmisión van a condicionar la naturaleza y características del mismo. Es en el corpus acotado donde podemos observar las condiciones de producción, fluctuaciones y en ocasiones la fijación de algunas de las nuevas voces, con las que se ponen en circulación las noticias de la NE. Así términos totalmente ajenos al sistema de la lengua española como por ejemplo algunos extranjerismos de acuñación muy reciente —que denominan conceptos muy nuevos en este ámbito— llegan hasta los discursos informativos de la divulgación donde los recogemos unas veces reformulados:
Los Programas de Fidelización exitosos han llegado a tener hoy día un gran alcance ya que los responsables de los mismos fortalecen el branding o la gestión de marcas del Programa, y mejoran considerablemente el valor de hacer llegar los beneficios al consumidor y sumar oportunidades, vía nuevos mercados y socios estratégicos. http://www.mercadeo.com/14-ceos.htm [2003-12-18].
Aunque también pueden aparecer otras veces incluso sin ningún tipo de información adicional que lo reformule:
Nokia se preocupa más en el branding que en la ingeniería de sus celulares.http://www.onlynux. com/articulos/e_articulos.shtml [2003-12-18].
Branding, que definimos en el glosario como: «Potenciación de la imagen de marca de una empresa a fin de que el público la asocie con unos determinados contenidos distintivos», es un extranjerismo de difícil traducción, que se emplea en el corpus siempre con la forma inglesa, sin que hayamos podido recoger ningún testimonio en el que haya siquiera alguna tentativa de traducción. Al mismo tiempo que hemos comprobado la presencia de marcas lingüísticas mediante las que los nuevos conceptos se introducen en los discursos de la divulgación, para insertar los neologismos en el nuevo vocabulario.
Otro de los extranjerismos recientes es el anglicismo blended learning que llega hasta la comunicación de los expertos con gran ímpetu, ya que parece que se apuntala en la lengua gracias a la presencia anterior de otro extranjerismo previo, e-learning al que, según apunta la evolución del concepto, podría incluso llegar a sustituirlo en un plazo no muy lejano.
El tan prometedor e-learning parece estar pasando de moda; en su lugar, oímos a los expertos en el tema hablar de un nuevo enfoque, el blended learning. ¿Evolución del concepto hacia una propuesta de más valor o maquillaje para paliar la explosión de la penúltima burbuja? http://www.ie.edu/manuel_alonso/ [2003-03-21].
Se trata de un neologismo de connotaciones metafóricas empleado para denominar una nueva técnica de formación que combina las habituales y más tradicionales técnicas de la formación en uso, «mezclándolas» con un proceso de aprendizaje más renovador, es decir, el que se pone en práctica mediante la ayuda de las nuevas tecnologías y la red, denominadas ya e-learning. Estamos pues ante la llegada hasta la lengua española de este ámbito de especialidad de un extranjerismo de difícil traducción, aunque en este caso sí recogemos algún intento de acuñación de un posible calco en español con la forma aprendizaje mezclado. Sin embargo dada la poca productividad del calco en los textos revisados, es aún demasiado pronto para observar su posible adaptación en español, será pues necesario esperar un cierto tiempo para comprobar las fluctuaciones y posterior decantación de la forma más empleada.
Por otra parte, no podemos dejar de considerar aquí que estos extranjerismos procedentes de formas verbales en –ing, que tienen su origen en la lengua inglesa, como: confirming, coaching, pharming, phishing, spamming3, encuentran terreno abonado para instalarse en los vocabularios de especialidad, sobre todo en los relacionados con el ámbito económico y comercial donde ya eran tradicionales palabras como renting, leasing, advertising, etc., sin olvidar al mismo tiempo la facilidad que ofrece el español de la segunda mitad del siglo xx para la adaptación incluso de anglicismos dudosos como smoking, footing o pressing (Lorenzo, 1996: 46).
Algunos de los extranjerismos citados sobrepasan en ocasiones los sectores profesionales y llegan hasta el gran público, esto sucede cuando se produce su difusión en los medios de comunicación, ya sea por causas positivas o negativas. Es el caso de phishing y el de spamming en el momento actual, cuando el empleo recurrente de prácticas fraudulentas en Internet, ha favorecido la difusión de estas voces más allá del propio ámbito de los usuarios, ya que los medios de comunicación tratan de alertar a todos los ciudadanos, posibles víctimas del fraude. Lo que nos permite observar y analizar las formas lingüísticas empleadas en los discursos de divulgación, teniendo en cuenta cuáles son las condiciones de producción, circulación y recepción de dichas voces (Beacco, 2000:16).
Este es uno de los aspectos más interesantes ya que nos permite observar las condiciones que se producen en torno al nacimiento y posterior difusión de los neologismos, máxime cuando presentan una acusada recurrencia en momentos puntuales. Es interesante entonces reflexionar acerca de las condiciones de producción y circulación de los nuevos términos, sobre todo cuando se trata de neologismos que han sido detectados en el corpus en fecha temprana. Como ejemplo podemos considerar el extranjerismo stock-option4 de empleo masivo en la prensa de divulgación nacional a comienzos del año 2000. Es interesante observar este término que llega hasta los titulares de prensa de máxima divulgación con la forma inglesa y la traducción en español opciones sobre acciones, entre paréntesis. Sin embargo, los diccionarios especializados recogen como entrada únicamente la versión española. Esto pone de manifiesto, de una parte el valor prestigioso que tiene el inglés en el ámbito económico, sobre todo cuando el cauce de entrada del neologismo es la lengua de los medios de comunicación, mientras que de otra observamos la mayor sensibilidad ante la adaptación de una voz ajena al sistema del español que hacen los especialistas y terminólogos cuando naturalizan el extranjerismo mediante la traducción.
Este proceso repentino de acusada divulgación de un neologismo que antes no había salido del círculo cerrado de los especialistas, responde como suele ser habitual a una noticia de impacto nacional que se mantiene a lo largo de varios días en los medios como titular de primera plana, tanto en la prensa escrita como en los informativos de radio y televisión. Sin embargo, cuando la noticia mantiene su actualidad durante períodos de tiempo más largos, o con una cierta recurrencia durante meses o años, puede ocurrir que los términos especializados lleguen a salir de su contexto e incluso puedan llegar a instalarse en la lengua común (Badia i Margarit, 2000: 22). Piénsese en los deslizamientos semánticos que sufren algunas voces desde su acuñación en un momento determinado para denominar un concepto concreto y su posterior trasvase a otros ámbitos o incluso su instalación en la lengua común, como está sucediendo en el momento actual con neologismos como phishing o spamming, antes citados que en su devenir se desplazan cada día desde el ámbito de los especialistas hasta la plena divulgación.
Los calcos plurimembres también destacan por su numerosa presencia en el corpus, etcétera. Unos traducidos literalmente desde la expresión extranjera como por ejemplo: marketing en buscadores o economía del conocimiento. Mientras que otros crean una nueva forma, más cerca del sistema del español, motivada por el modelo como: escaparate de marketing o sistemas inteligentes. Pero junto a estos también observamos la presencia mucho más numerosa de los que combinan la traducción de una parte del sintagma, generalmente el núcleo con la presencia del extranjerismo: efectos spillover, sistemas inteligentes de trading, servicios triple play. Este procedimiento llega a hacerse muy recurrente en el corpus acotado, quizá debido a la presencia de formantes como on line o web que favorecen numerosas formaciones de este tipo como: precios on line, venta on line, subasta on line, publicidad on line, etc., o sitio web, página web, mapa web, etc. Es evidente que todas estas voces han acusado los procesos de divulgación debido a su empleo masivo que de estas voces han hecho los consumidores.
También en este vocabulario están presentes los procedimientos tradicionales de creación neológica que son propios de las lenguas de especialidad a lo largo del siglo xx y, de una manera especial, los procesos neológicos que han sido más productivos para la formación de los lenguajes de las ciencias sociales. Son frecuentes los neologismos que se han acuñado de acuerdo con los principios de la morfología léxica, es decir, atendiendo a la formación de nuevas palabras «a partir de los temas complejos de las palabras ya existentes y la formación de temas de nuevas palabras» (Pena, 2000: 4308)5. A manera de ejemplo citaremos únicamente las alternancias sufijales más recurrentes que hemos encontrado en voces muy recientes para cuya formación ha intervenido, por ejemplo, el sufijo –idad, como en: portabilidad, prociclicidad, comparabilidad, conectividad, etc. De la misma manera también podemos señalar la presencia de algunos prefijos recurrentes como:
Tele-: teletrabajo, teletrabajador, teleformación, telemático/a, teleformación, teleservicio; que algunas veces da lugar a procesos de derivación sucesiva como el que se produce para la formación del acortamiento: telecos (para referirse a unos valores que cotizan en el mercado electrónico).
Des-: desaceleración, desaprendizaje, desintermediación, desabastecimiento, desregulación, descentralización, desempleo, etc., teniendo en cuenta que la mayoría de esto términos proceden del vocabulario de la Economía tradicional, en donde este prefijo ya había demostrado gran productividad.
Inter-: interconectividad, interoperabilidad, internauta, interfaz, interactivo, interacción, interoperabilidad, interconexión, interorganización, etc., sin olvidar aquí Internet, una de las palabras-clave de este vocabulario.
También ocupan un lugar destacado los términos formados por procedimientos de neología semántica, es decir, cuando se crea una palabra nueva a partir de otra ya existente en la lengua (Mortureux, 1997: 117), que se hace patente en el vocabulario de la «Nueva Economía» a partir del lenguaje figurado y muy especialmente con las acuñaciones de carácter metafórico. Estamos ante otro de los rasgos peculiares del nuevo vocabulario en los que se muestra la continuidad del vocabulario de la Economía tradicional (Gómez de Enterría, 2000: 392). Con la producción de acuñaciones metafóricas muy semejantes a las que, a lo largo de dos largos siglos que ya cuenta la historia de esta ciencia (Gómez de Enterría, 1996), ya se hacían patentes en la terminología económica.
Comprobamos que hoy los procesos de acuñación metafórica para designar los conceptos de la NE son muy semejantes a los de etapas anteriores, con la diferencia del marco de referencia en el que han sido creadas. Es evidente que estas nuevas voces son el resultado de una serie de factores que confluyen en su proceso de formación, entre los que conviene señalar: la necesidad de designar los conceptos con claridad y precisión; la valoración del medio informativo a través del cual a ser difundidos los conceptos Así como también el carácter de los usuarios (especialistas y no especialistas) a los que van dirigidos los nuevos conceptos.
La finalidad de estas metáforas léxicas es acentuar, en el vocabulario económico, las características de precisión, claridad y concisión que son propias de las terminologías especializadas. Un ejemplo ya tradicional en el vocabulario de la «Nueva Economía» es la metáfora de la burbuja para referirse a «la desviación del precio de un activo financiero respecto del valor fundamental estimado según las espectativas más racionales» (Tamames, 2001). Esta, que puede considerarse hoy como una metáfora tradicional, ha sido acuñada en el campo conceptual de la Física, que tantas y tan acertadas metáforas léxicas ha proporcionado al vocabulario del ámbito de especialidad que nos ocupa durante todo el siglo xx La burbuja financiera está en el vocabulario de la Economía desde la década de los años ochenta en donde adopta las variantes siguientes, además de la ya indicada burbuja financiera, burbuja económica de los 80 (y de los 90), burbuja de especulación económica y financiera, burbuja especulativa mundial (desde 1996), burbuja inmobiliaria, sin olvidar el tan temido desinfle de la burbuja. Se trata de diversas precisiones semánticas que se le añaden a un mismo concepto, ya sean positivas o negativas como la última citada, sin que por ello llegue a perder la gran fuerza expresiva que posee esta metáfora de la burbuja.
En el vocabulario de la NE sigue siendo muy productiva: burbuja tecnológica, burbuja de los activos tecnológicos, burbuja de las telecomunicaciones, burbuja de Internet, burbuja puntocom, etc. Además de creación de burbujas, burbuja emergente, explosión de la burbuja y corrección de la burbuja, esta última con la presencia del eufemismo «corrección» que viene a sustituir al término «crisis» que ya había adquirido connotaciones peyorativas en el vocabulario de la Economía tradicional.
En los vocabularios recientes, además de mantenerse los campos conceptuales de carácter tradicional, observamos la presencia de otros nuevos, más acordes con el carácter, la actividad o las costumbres de los nuevos usuarios, que favorecen la formación de metáforas como: maquillaje (contable, financiero), nicho de mercado, tarjeta inteligente, alojamiento de datos, capital intelectual, créditos blandos, cuello de botella en la cadena de suministro, etc.
Son neologismos que proporcionan al nuevo vocabulario la precisión y concisión requeridas para poder realizar la transferencia del conocimiento especializado con agilidad y rapidez, tal como exige el contexto. Pero que al mismo tiempo estos nuevos términos también responden a los intereses y al estilo personal que es propio de sus jóvenes usuarios.
Bibliografía
Badia i Margarit, A. M. (2000). «Risc i certesa de la neologia» en Cabré, M. T., Freixa, J. I. Solé, E. (eds.), La neologia en el tombant de segle, Barcelona: Observatori de Neologia, IULA, Universitat Pompeu Fabra, pp. 17-27.
Beacco, J-C. (2000). «Écritures de la science dans les médias». En Cusin-Berche, F. (coord.) Rencontres discursives entre sciences et politique dans les médias, Les Carnets du CEDISCOR, n.° 6, pp. 15-24.
Gómez de Enterría, J. (1996). Voces de la economía y el comercio en el español del siglo xviii, Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá, Servicio de Publicaciones.
Gómez de Enterría, J. (2000). «La función metafórica en el léxico económico». En Melloni, A, Lozano, R., Capanaga, P. Interpretar traducir textos de la(s) cultura(s) hispánica(s), Bologna: CLUEB, pp. 389-399.
Gómez de Enterría, J. (2003). «Creación léxica en torno a la Nueva Economía». En Actas del XXIII Congreso internacional de Lingüística y Filología Románica, Tübingen: Max Niemeyer, vol. III, sec. 4, pp. 203-215.
Lorenzo, E. (1996). Anglicismos hispánicos, Madrid: Gredos.
Mortureux, M. F. (1997). La lexicologie entre langue et discours, Paris: SEDES.
Tamames, R., Gallego, S. (2001). Diccionario de Economía, Madrid: Alianza Editorial.
  
Notas
(1) Este proyecto ha sido realizado con la financiación concedida por el Ministerio de Ciencia y Tecnología: ref. BFF2001-1506. volver
(2) El período de tiempo comprendido en el corpus va desde el año 2000 hasta el 2004 para los textos informativos; las obras monográficas y las legislativas tienen como fecha de inicio el año 1995 y abarcan hasta el 2003. volver
(3) Todos estos términos son neologismos que están en el glosario de NE del proyecto ESLEE.volver
(4) La descripción de algunos de los neologismos de la Nueva Economía que proceden de las fechas más tempranas en el corpus, fue expuesta con el título:«Novedad y neologismos en el discurso mediático de la Nueva Economía» en el Congreso que sobre «Neología» se celebró en mayo de 2002 en la Università degli studi di Bologna, Forlì (Italia). volver
(5) Para una descripción más detallada de los procesos de creación neológica más productivos en el vocabulario de la Nueva Economía, véase (Gómez de Enterría, 2003).volver
Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes, 1997-2011. Reservados todos los derechos.cvc@cervantes.es

Manual de Traducción - Peter Newmark / pag 193-207

:3

Comparación de estrategias (fuente)

COMPARACIÓN DE ESTRATEGIAS PARA LA TRADUCCIÓN DE NEOLOGISMOS

 
 

Resumen


Este estudio busca identificar estrategias – tanto teóricas como empíricas (creadas a través de la práctica de los traductores) – para la traducción de neologismos a partir del análisis comparativo de un texto traducidos de inglés a español por dos traductores humanos. Vale la pena destacar que el texto original usado para esta investigación es el manual de un iPhone. Los resultados muestran que aunque los traductores desconocen los nombres técnicos de las estrategias para traducir neologismos, las usan casi siempre intuitivamente; además, tienden a seguir los mismos pasos que se contemplan en las estrategias propuestas por la teoría para la traducción de estas palabras.
 

INTRODUCCIÓN


La creación de nuevos procesos, objetos y nociones en campos como la tecnología y las comunicaciones, entre otros, hacen que la frecuencia con que los traductores se enfrentan a nuevos términos sea bastante alta. Hoy en día, tanto traductores en ejercicio como estudiantes y usuarios de la traducción deben estar preparados para enfrentar esta realidad; y aunque existen estrategias teóricas que ayudan a resolver este problema, muchos traductores optan por transferir los nuevos vocablos del idioma fuente a la lengua de destino sin hacerles ninguna modificación. Esto representa un problema para muchas personas ya que al verse enfrentadas a un nuevo término en una lengua extranjera pueden no comprender bien su significado De igual manera, esta transferencia de nuevas palabras puede representar un problema para la lengua a la que se traduce ya que la vitalidad de una lengua depende de su evolución mediante la creación e inclusión de nuevas palabras que designen nuevos conceptos. Por otra parte, hay traductores que desconocen la existencia de estrategias para resolver este tipo de problema por distintas razones. Una de ellas es que su formación no es teórica o académica sino empírica. Otra razón es la falta de estudios descriptivos al respecto; resulta entonces interesante comparar las estrategias de traducción de neologismos usadas en la práctica profesional de los traductores con aquellas propuestas por la teoría con el fin de evidenciar si existe realmente un divorcio entre unas y otras. Los resultados obtenidos permitirán determinar si los traductores en su labor diaria emplean las estrategias propuestas por la teoría o si, por el contrario, han creado unas propias para lidiar con este tipo de innovaciones léxicas.
 
 
http://www.javeriana.edu.co/biblos/tesis/comunicacion/tesis256.pdf

sábado, 27 de octubre de 2012

La traducción de neologismos (Puntoycoma número 83)


La traducción de neologismos1

En su trabajo cotidiano, los traductores deben afrontar innumerables dificultades. Una de ellas es tener que abordar la traducción de neologismos. En estos casos, los profesionales de la traducción no solo deben ser expertos documentalistas, sino que -además- deben hacer gala de una creatividad a toda prueba, ya que el resultado de sus pesquisas y decisiones debe ser -más que nunca- lo suficientemente funcional como para merecer el aplauso de los especialistas y provocar la aceptación de los usuarios. Como recursos para la creación de palabras, los neologismos poseen una triple faceta: ofrecen la posibilidad al traductor de adoptar recursos creativos, pero están condicionados por la lengua (sintaxis, composición, derivación...) y, además, deben ser funcionales (vocación de uso en la comunicación intralingüística). Más allá de las aptitudes y cualidades del traductor, resulta aconsejable que este disponga de una metodología eficaz que le permita identificar esos términos, trasladarlos a la lengua término y autoevaluar su trabajo a partir de pautas preestablecidas.
Condicionantes y recursos
Son muchos los problemas que condicionan al traductor cuando debe trasladar neologismos. Esos condicionantes, recogidos por numerosos autores, se basan en circunstancias de índole externa al funcionamiento de la lengua, como la rápida penetración en los medios de comunicación, la falta de madurez o la justificación de su necesidad. Además, son muchos los consejos que pueden encontrarse en la profusa literatura sobre los neologismos: hay quienes abogan por el esfuerzo expresivo sin menoscabo del respeto por las estructuras de la lengua; otros recomiendan evitar en lo posible el extranjerismo; algunos expresan la conveniencia de crear un «limbo» en el DRAE que recoja los términos hasta su sedimentación definitiva; otros hacen una apuesta decidida por la adopción, pero que no debe estar reñida con la prudencia; hay quien recuerda el lugar preponderante de los condicionantes políticos; otros apuntan la conveniencia de presentarlos en forma de nota, y hasta pueden encontrarse clasificaciones basadas en criterios de aceptabilidad lingüística y terminológica. Si todos esos consejos -y otros- son recogidos en una «tabla de alerta» como la siguiente, pueden ser muy útiles para la autoevaluación de las traducciones de neologismos:
Tabla de alerta ante los neologismos
TLO (texto en lengua de origen)
TLT (texto en lengua término)
Preguntasí/no
¿Existe ya su equivalente en español?
¿Cumple con las reglas morfológicas del español?
¿Es necesaria una nota aclaratoria?
¿Se acomoda a las necesidades y peculiaridades de los destinatarios?
¿Hay conflicto entre lo político y lo lingüístico?
¿Se ha tenido en cuenta el contexto y la intención?
¿Cumple los criterios de aceptabilidad lingüística?
¿Cumple los criterios de aceptabilidad terminológica?
etc.
No obstante, aunque esas aportaciones alertan de los peligros que deberán sortearse y contribuyen con sus consejos a adoptar actitudes diversas hacia el hecho de la irrupción de los extranjerismos, no puede decirse que constituyan un método eficaz, objetivo y sistemático para la traducción de los neologismos. Lo dicho anteriormente demuestra la necesidad de conocer en profundidad los recursos para crear palabras nuevas. Aquí también han colaborado con sus opiniones diferentes autores: Newmark (1992: 140 ss.) propone cinco procedimientos para su traducción; Martínez de Sousa (2002: 157) habla de la acomodación, describiendo para ella seis procedimientos; Guerrero (1995: 24 y ss.) aporta una interesante clasificación de los recursos o procedimientos de creación neológica, según se trate de neología de forma o de neología semántica; García Yebra (1985: 82 y ss.) describe los problemas del préstamo y del calco. A simple vista podría bastar con aplicar los recursos normales para la formación de neologismos morfológicos (composición, derivación, grupo sintagmático y abreviación), pero no pueden olvidarse las restricciones propias de la idiosincrasia de la lengua término (de orden semántico, sintáctico, morfológico o fónico), ni tampoco otros condicionantes inherentes a cada uno de los métodos de formación de palabras, como las características que deben cumplir los compuestos, la manera de combinar sus elementos, el comportamiento y la clasificación de los derivados, los grupos sintagmáticos y las abreviaciones. Todo ello constituye un entramado de limitaciones que puede complicar hasta el infinito las posibilidades de traducción de neologismos. No obstante, por suerte para los traductores, García Yebra (1985: 93) consigue insuflar un aire de esperanza cuando asevera que: «No puede contentarse el español con sus posibilidades internas de derivación y, más restringidas aún, de composición. Debe adoptar una actitud abierta y acogedora para el préstamo y el calco».
Evaluación en Do you speak Micra? de Nissan
El caso que se presenta a continuación aprovecha los neologismos contenidos en el anuncio publicitario (emitido en la televisión española durante el mes de mayo de 2003) de una marca y modelo de automóvil: el nuevo Micra de la firma japonesa Nissan (realizador: David Lynch; director de fotografía: Jean-Yves Escoffier). Como viene siendo habitual, ese tipo de publicidad aparece también en internet, completando la información que, por razones obvias, no cabe en los pocos segundos de imagen, música y voz de la cuña televisiva. En una de esas páginas web se dice que «El Nissan Micra no es un coche corriente y no pueden describirlo palabras corrientes». Así pues, a partir de las diferentes páginas encontradas, se han trasladado sus neologismos a una tabla comparativa, con objeto de comprobar cómo han actuado los traductores (se supone que el original es inglés) a la hora de acomodar esas palabras nuevas ¯de ese nuevo idioma que es el Micra¯ a las diversas lenguas.

NEO
ENPTITDEFRES
Do you speak Micra?Do you speak Micra?Do you speak Micra?Spechen sie Micra?Parlez-vous Micra ?¿Hablas Micra?
AModtro =modern yet retroModtro =modern yet retroModtro =moderna +
retrò
Modtro =modern + retroModtro =moderne + rétroModtro = moderno + retro
BSimpology =simple technologySimpology =simple technologySemplogica =semplice + technologicaSimpelligentsimpel und intelligentSimpologique =simple + technologiqueSimpología =simplicidad + tecnología
CSpafe =spontaneous and safeSpafe =spontaneous and safeSigile = sicura + agileKomfagil =komfortabel und agilSpure = souple + sûreAguro = ágil + seguro
DFunamic =funny and dynamicDivérmico = divertido + dinámico
EThractical =thrilling + practicalEmotica =emozionante + praticaEmótico = emocionante + práctico
FFamobe =fahr mich probeCondueba =condúceme de prueba
G1Legage =legroom with luggageEspaciero =
espacioso + maletero
G2Espatero =
espacioso + maletero
G3Espaje = espacioso +equipaje
IAccessitude =accessories with attitudeAccesitud accesorios con actitud
JStickly = stops quicklyFrenotente = frenopotente
KSmig = small + bigAmpludo = amplio aunque menudo
LAggrendly =aggressive + friendlyEnerdial = enérgico pero cordial
MLuxurable =luxurious + affordableLujible lujo factibleo asequible
Se observa, en primer lugar, que la versión portuguesa (por razones culturales) se limita a reproducirlo todo en inglés, tanto el título (Do you speak Micra?) como los vocablos neológicos. El italiano y el alemán consiguen reproducir cuatro neologismos (A, B, C, E en el primer caso y A, B, C, F en el segundo), mientras que el francés y el español sólo tres (A, B, C). Todos los demás son ignorados en la publicidad televisiva, por lo que la inversión translativa se reduce al mínimo esfuerzo necesario para conseguir que el hipotético comprador del producto capte, en medio de un ambiente de misterio presidido por unos labios azules de mujer, que el Nissan Micra es más que un automóvil utilitario. En alemán, solamente el neologismo A (Modtro) es recogido literalmente, optándose por cierta recreación en B (Simpelligent) y en C (Komfagil), y creando desde cero el neologismoFamobe. La versión francesa es mucho más escueta, y solamente acomoda los tres primeros términos, si bienSpure resulta bastante forzado. Lo mismo hace el español, que considera suficiente recoger ModtroSimpologíaAguro. Las versiones españolas que se dan a continuación (de D a M) no aparecen en el anuncio y son una aportación propia que podría haber servido para el caso; han sido incorporadas a la tabla con objeto de poder ser evaluadas por los lectores a partir de las mismas pautas preestablecidas. Por otra parte, puede observarse que las versiones italiana, alemana y francesa han optado por producir siempre adjetivos en los casos A, B y C, a pesar de que el original inglés que corresponde a C (Simpology) tiene estructura de sustantivo. Sólo el traductor al español ha mantenido esa categoría gramatical. Por añadidura, resulta fácil constatar que el recurso neológico de la LO (lengua de origen) ha sido en todos los casos el calambur (entendido este como agrupación de sílabas pertenecientes a más de una palabra que sugieren un sentido diferente del original), y que los traductores -con buen criterio- han utilizado siempre esa figura estilística.
Todos estos datos pueden trasladarse a una «tabla analítico-evaluadora» que, en combinación con la tabla de alerta presentada más arriba, supone cierta garantía de objetividad en el tratamiento de los neologismos. Esta nueva tabla nace con la voluntad de erigirse en formato para el análisis, la comparación y el comentario de los recursos neológicos y su traducción.
Tabla analítico-evaluadora de traducción de neologismos
NEOLOGISMO XTLOTLT1TLT2...
1) ¿NEO identificado?
2) Tipo de NEO
3) Pauta de traducción
4) Técnica de traducción/error
5) Recurso neológico
6) ¿Mismo significado?
7) ¿Mismo sentido?
8) Grado de distorsión
9) Valoración de la traducción
10) Comentarios
La primera de las cuestiones que convendrá tener en cuenta en esa tabla es si el neologismo del TLO ha sido identificado por los traductores, pues -si no es así- no existe posibilidad alguna de éxito en la traducción. Una vez seguido ese trámite inicial, convendrá identificar el neologismo en cuestión, describiendo el procedimiento que ha seguido su autor y los que han aplicado sus traductores. El tercer paso consiste en explicitar la pauta de creación o recreación. A continuación conviene detenerse en estudiar la técnica de traducción utilizada o el error de traducción cometido. Después de explicitar el recurso neológico empleado (tanto por el autor como por los traductores), sólo nos queda comprobar si el resultado aportado recoge el mismo significado del TLO y, a continuación, si se ha conseguido el mismo sentido. Los fallos son contabilizados y trasladados a otra fila, lo que nos indica el grado de distorsión2. La valoración final de la traducción recogerá, con un adjetivo, la apreciación del evaluador sobre todo el proceso, que dependerá directamente del mayor o menor grado de distorsión. Finalmente, se reserva una casilla para los comentarios pertinentes. El resultado más evidente es que, con este método, puede analizarse con detenimiento cada una de las fases seguidas por el traductor, calificándose de manera objetiva sus recursos, sus aciertos y el posible grado de distorsión contenido en el TLT. Veamos pues esa tabla, una vez trasladados todos los datos:
NEO ATLO (EN)TLT (IT)TLT (DE)TLT (FR)TLT (ES)
ModtroModtroModtroModtroModtro
1) ¿NEO identificado?
2) Tipo de NEOcalamburcalamburcalamburcalamburcalambur
3) Pauta de traducciónmodern yet retromoderna +
retrò
modern + retromoderne +
tro
moderno + retro
4) Técnica de traducción/erroradaptaciónadaptaciónadaptaciónadaptación
5) Recurso neológicocomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográfica
6) ¿Mismo significado?
7) ¿Mismo sentido?
8) Grado de distorsión0000
9) Valoración de la traduccióncorrectacorrectacorrectacorrecta
10) Comentarios
La sencillez del neologismo original permite recreaciones idénticas en todas las lenguas, sin que el género de los adjetivos (la desinencia) influya en el resultado final. Basta con adoptar el mismo recurso (la composición ortográfica por calambur) para conseguir versiones adaptadas y perfectamente correctas. Así pues, no existe ninguna distorsión que penalice los diferentes resultados.
NEO BTLO (EN)TLT (IT)TLT (DE)TLT (FR)TLT (ES)
SimpologySemplogicaSimpelligentSimpologiqueSimpología
1) ¿NEO identificado?
2) Tipo de NEOcalamburcalamburcalamburcalamburcalambur
3) Pauta de traducciónsimple technologysemplice + technologicasimpel und intelligentsimple + technologiquesimplicidad + tecnología
4) Técnica de traducción/errortransposicióntransposicióntransposiciónadaptación
5) Recurso neológicocomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográfica
6) ¿Mismo significado?nonono
7) ¿Mismo sentido?nonono
8) Grado de distorsión2220
9) Valoración de la traducciónfuncionalfuncionalfuncionalcorrecta
10) Comentarios
Se observa la adopción común del calambur y de la composición ortográfica. Los traductores de las versiones italiana, alemana y francesa han optado (mediante la transposición) por no mantener la misma categoría gramatical del TLO (el resultado es un adjetivo en lugar de un sustantivo), lo que penaliza (en este caso) a la hora de conseguir el mismo significado y el mismo sentido. Cabe señalar, no obstante, que ello no influye negativamente en el objetivo final de recreación de los términos; además, su efecto en los lectores finales (y posibles compradores del vehículo) no mengua respecto al del TLO. La versión española mantiene la categoría gramatical, aunque aporta (innecesariamente) para el primer término el sustantivo simplicidad, ya que basta con simple + tecnología = simpología.
NEO CTLO (EN)TLT (IT)TLT (DE)TLT (FR)TLT (ES)
SpafeSigileKomfagilSpureAguro
1) ¿NEO identificado?
2) Tipo de NEOcalamburcalamburcalamburcalamburcalambur
3) Pauta de traducciónspontaneous and safesicura + agilekomfortabel undagilsouple + sûreágil + seguro
4) Técnica de traducción/erroradaptaciónadaptaciónadaptaciónadaptación
5) Recurso neológicocomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográfica
6) ¿Mismo significado?no
7) ¿Mismo sentido?no
8) Grado de distorsión0200
9) Valoración de la traducciónaceptableinaceptableaceptableaceptable
10) Comentarios
Puede observarse la libertad de recreación de todos los traductores, que han preferido dejar de lado la espontaneidad del primer adjetivo inglés en beneficio de la agilidad (en sentido amplio, por ello no se penaliza en la tabla). Sin embargo, la versión alemana olvida la seguridad (¿será porque se le supone?) y prefiere recurrir a la comodidad, desviándose sensiblemente del mensaje de TLO. Todos, no obstante, han seguido haciendo uso del calambur y de la composición ortográfica como recurso neológico.

Evaluación en L'écume des jours de Boris Vian
Una nueva ocasión de aplicar las pautas anteriores se nos presenta con las traducciones al español de la novelaL'écume des jours de Boris Vian (1946)3. La idiosincrasia de esta obra debe haber condicionado el trabajo de esos traductores, que la abordaron seguramente con cierta prudencia y predisposición a la creatividad, única garantía posible para poder descubrir sus presuposiciones y sus sobreentendidos (de difícil captación), sus fórmulas estereotipadas (que exigen una traducción literal), la importancia concedida a lo implícito (el saber compartido) o lo extralingüístico. Veamos qué sucede en el caso de seis neologismos creativos procedentes deL'écume des jours:
NEOLOGISMO AFR 97 (p. 48)ES 93 (p. 30)ES 00 (p. 105)
savez-vous comment on danse le biglemoi?¿sabe usted cómo se baila el biglemoi?¿sabe usted cómo se baila el bízcame?
1) ¿NEO identificado?no
2) Tipo de NEOcollage + sustantivación de bigle-moinosustantivación
3) Pauta de traducciónbigle-moi > biglemoibiglemoibízcame
4) Técnica de traducción/errorpréstamoequivalencia
5) Recurso neológicocomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográfica
6) ¿Mismo significado?no
7) ¿Mismo sentido?no
8) Grado de distorsión40
9) Valoración de la traducciónincorrectacorrecta
10) Comentarios
El traductor al español de 1993 se limita a tomar prestado el mismo vocablo del TLO(¿sabe usted cómo se baila el biglemoi?), sin que parezca haber identificado el neologismo y, por lo tanto, condenando al lector virtual a no captar el sentido (a no ser que tenga conocimientos de francés y adivine el sentido de biglemoi). El grado de distorsión llega a ser de 4 puntos (uno por cada fallo), lo que califica negativamente el resultado final de su propuesta de traducción.
La solución propuesta en la traducción de 2000 pretende recuperar el mismo tipo de neologismo, naturalizando el imperativo bigle-moi > biglemoi con la invitación bízcame(¿sabe usted cómo se baila el bízcame?). El efecto final es idéntico al que pretendía conseguir el autor del TO (un baile en el que la pareja se acerca tanto que resulta inevitable bizquear).
NEOLOGISMO BFR 97 (p. 54)ES 93 (p. 33)ES 00 (p. 108)
Je vais d'abord m'abluter,Primero, voy a hacer mis abluciones,Primero voy aablucionarme,
1) ¿NEO identificado?
2) Tipo de NEOlatinismo regresivonolatinismo regresivo
3) Pauta de traducciónlat. abluere > faire mes ablutions > abluter(familiar) hacer mis ablucioneshacer mis abluciones > ablucionarme
4) Técnica de traducción/errorequivalenciaequivalencia
5) Recurso neológicoderivación por sufijación verbalnoderivación por sufijación verbal
6) ¿Mismo significado?
7) ¿Mismo sentido?no
8) Grado de distorsión30
9) Valoración de la traducciónincorrectacorrecta
10) Comentarios
Aunque se ha captado en la traducción de 1993 (voy a hacer mis abluciones) la expresión familiar francesa faire ses ablutions, se ha perdido el efecto causado por la lectura de un neologismo de cuño latinizante (lat. abluere > *abluter).
En la versión de 2000, se ha conseguido una réplica bastante ajustada a la forma verbal expresada por el autor, de manera que resulta igual de atrevido el neologismo ablucionarque el original abluter. Además, ha utilizado el mismo tipo de derivación del TLO.
NEOLOGISMO CFR 97 (p. 94)ES 93 (p. 60)ES 00 (p. 132)
un Bedonun Monapilloun Macerón
1) ¿NEO identificado?
2) Tipo de NEOsobreimpresión satírica de 2 sustantivossobreimpresión de sus. + adj.sustantivo aumentativo
3) Pauta de traducciónbedeau + bedonmonaguillo + pillo > Monapillomacero + barrigón > Macerón
4) Técnica de traducción/erroradaptaciónadaptación
5) Recurso neológicocomposición ortográficacomposición ortográficacomposición ortográfica
6) ¿Mismo significado?no
7) ¿Mismo sentido?no
8) Grado de distorsión20
9) Valoración de la traduccióninadecuadaadecuada
10) Comentarios
Aunque el aparente logro de la versión española de 1993 (un Monapillo) resulta sugerente, desvirtúa el sentido del Bedon original. De hecho, la palabra francesa es producto de la sobreimpresión de los sustantivos bedeau (empleado de la iglesia: pertigueromacero, de la misma etimología que bedel) y bedon (vientre abultado, panza). Así pues, monapillo no representa al empleado adulto gordinflón, sino más bien a un muchacho astuto.
Con objeto de conseguir un neologismo formado a partir de una composición ortográfica, en la edición de 2000 se ha optado por hacer visible el oficio de macero, añadiéndole un sufijo con valor aumentativo y despectivo (macerón), que sugiere, en cierto modo, el volumen del personaje (macero + barrigón > macerón).
NEOLOGISMO DFR 97 (p. 94)ES 93 (p. 60)ES 00 (p. 132)
le camion des Peintureursel camión de lospintureros[...] de losPintorreadores
1) ¿NEO identificado?
2) Tipo de NEOsobreimpresión de sustantivo + verbosobreimpresión de sust. + sufijo ajeno / uso inadecuado de adjetivosustantivación de verbo
3) Pauta de traducciónpeinture + peinturer +
-eur > peintureur
pintura + -ero > pintureropintorrear +
-ador > pintorreador
4) Técnica de traducción/erroradaptaciónadaptación
5) Recurso neológicoderivación por sufijaciónderivación por sufijaciónderivación por sufijación
6) ¿Mismo significado?no
7) ¿Mismo sentido?no
8) Grado de distorsión20
9) Valoración de la traducciónincorrectacorrecta
10) Comentarios
En el TLO de 1997, tras la aparente inocuidad de la sufijación en -eur (propia de muchos oficios), el neologismo peintureur esconde los matices de los verbos franceses peinturer(de brocha gorda) o peinturiurer (pintarrajear, pintorrear). De ahí que la traducción al español de 1993 no recoja el mismo sentido con pinturero («Dícese de la persona que alardea ridícula o afectadamente de bien parecida, fina o elegante./ Que presume de airoso, gentil, apuesto»; DRAE).
Con la opción pintorreadores, la traducción de 2000 intenta conseguir ese matiz despectivo, imprescindible para obtener el mismo efecto en el TLT.
NEOLOGISMO EFR 97 (p. 96)ES 93 (p. 61)ES 00 (p. 133)
Avec une trace d'aubifoinCon una chispa demajueloCon cierto rastro dealbiheno
1) ¿NEO identificado?
2) Tipo de NEOcollage de adjetivo + sustantivonocollage de adjetivo + sustantivo
3) Pauta de traducciónaubi + foin > aubifoinmajueloalbi + heno > albiheno
4) Técnica de traducción/errorequivalenciaadaptación literal
5) Recurso neológicocomposición ortográficanocomposición ortográfica
6) ¿Mismo significado?no
7) ¿Mismo sentido?no
8) Grado de distorsión40
9) Valoración de la traduccióndeficienteadecuada
10) Comentarios
En el TLO, la invención por composición de ese neologismo referido a una planta puede explicarse según el siguiente proceso: aubépine/aubergine (prefijo alba) > albi + foin(heno). Así pues, la versión española de 1993 no se molesta en inventar otro neologismo equivalente, sino que lo soluciona con una planta real olorosa y de flores blancas (elmajuelo).
La traducción de 2000 tiene en cuenta que se trata de una planta inventada y sigue el mismo método de adaptación literal para la solución (adjetivo + sustantivo): alba + henoalbiheno.
Corolario
Con las tablas propuestas he pretendido estudiar la naturaleza de los factores que determinan las pautas y las opciones del traductor, para contribuir de esta manera a una explicación científica del proceso de la traducción y delimitar, con diferentes grados de aproximación/distorsión, soluciones alternativas. Si se me permite un símil médico, con este método ¯u otros parecidos¯ se consigue: un mejor diagnóstico, una mejor evaluación, mayores conocimientos y, en consecuencia, mejores resultados, o por lo menos más contrastados. En definitiva -y al hilo de lo comentado en la introduc-ción-, con esta propuesta he intentado cubrir las tres facetas que caracterizan a los neologismos: realizar una aproximación a los mecanismos de traducción de neologismos creativos, cumplir con los condicionantes de la lengua y coadyuvar a su funcionalidad en el seno de la comunicación intralingüística.
En conclusión, puede afirmarse que las aportaciones teóricas sobre la evaluación de traducciones, salvo algunas notables excepciones, se basan fundamentalmente en enumerar las condiciones que deben cumplir para considerarse correctas. Sin embargo, esta propuesta evaluadora se basa en comportamientos observables. Además, las dificultades de traducción de neologismos se han presentado tradicionalmente mediante estudios descriptivos, pero se echan en falta aportaciones objetivas y metodológicas que allanen el camino del traductor. Resulta evidente que los neologismos creativos son un claro ejemplo de manipulación consciente de la lengua y, por lo tanto, deben resolverse con otra manipulación equivalente que produzca un efecto semejante en el receptor de la LT. La dificultad de su captación y traducción estriba en su anomalía dentro del sistema de la lengua, de tal modo que el grado de distorsión final depende de los siguientes factores: del acercamiento del traductor, de la complejidad del programa conceptual del autor del TLO y de la aceptabilidad del TLT en la cultura receptora.
Bibliografía
García Yebra, Valentín (1985): «Traducción y enriquecimiento de la lengua del traductor», <http://www.rae.es/neologismos>.
Guerrero Ramos, Gloria (1995): Neologismos en el español actual, Madrid, Arco/Libros.
Martínez de Sousa, José (2002): «Neologismos en el Diccionario de la Academia (edición del 2001)», en Hernúñez, Pollux y Luis González: El español, lengua de traducción, Actas del I Congreso Internacional, Almagro, Comisión Europea/Agencia EFE.
Newmark, Peter (1992): Manual de traducción, Madrid, Cátedra (trad. de Virgilio Moya).
Real Academia Española (1992), Diccionario de la lengua española, Madrid, Espasa Calpe.
Verdegal, Joan (2000): «Propuesta analítico-evaluadora de la distorsión y sus efectos en traducción: los juegos de palabras», Sendebar. Revista de la Facultad de Traducción e Interpretación, 10/11-1999/2000, 111-126.
Verdegal, Joan (2002): «Los neologismos literarios y sus efectos en traducción: propuesta analítico-evaluadora de la distorsión (contexto francés-español/francés-catalán)», Sendebar. Revista de la Facultad de Traducción e Interpretación, 13/2002, 33-59.
Joan Verdegal
UNIVERSITAT JAUME I, CASTELLÓN
verdegal@trad.uji.es









1.Este artículo se enmarca dentro de un proyecto de investigación del Ministerio de Ciencia y Tecnología (referencia: BFF2003-05422). Es la versión escrita de la conferencia impartida en junio de 2003 en la Dirección General de Traducción de la Comisión Europea (Bruselas y Luxemburgo) con el título: «Cómo abordar la traducción de neologismos: condicionantes, recursos y evaluación».
2.El concepto de distorsión en traducción se ha recuperado de dos artículos publicados en la revistaSendebar (Verdegal, 2000/2001: 111-112; Verdegal, 2002: 33-59). La presente aportación pretende dar continuidad a esos artículos.
3.Se han cotejado tres versiones: la francesa de 1997 y las españolas de 1993 y de 2000. Al respecto, conviene aclarar que la traducción de 2000 (publicada en la editorial Cátedra) ha sido obra del autor del presente artículo.


FUENTE: http://ec.europa.eu/translation/bulletins/puntoycoma/83/pyc836_es.htm